¿Qué es el ego?

El ego es conocido como una fuente de sufrimiento del ser humano. Es un falso «yo» con lo que las personas nos identificamos. Además esta creado por pensamientos dominantes y emociones (de exigencia y perfeccionismo) que no somos capaces de observar, floreciendo de forma inconsciente en nuestra mente.

¿Imaginabas que tu ego era tu amigo fiel, bueno y que te hacía sentir fuerte, motivad@, y optimista?.Cuando hablamos con nuestro ego, nos damos cuenta que es una falsa protección creada por nosotr@s mism@s para continuar con nuestra vida, buscando el reconocimiento y aprobación de nuestro entorno.

El ego genera sufrimiento porque es un aliado del miedo

Ego – sufrimiento; aliado del miedo –

Debes saber que el ego no es una realidad. Es una creencia de lo que crees que eres como persona. Es manipulador, te nubla la razón con el objeto de tener reconocimiento, poder, prestigio y aprobación.

El ego toma el control de lo que pensamos y sentimos… No quiere ser eliminado ni detenido por lo que nunca esta saciado. Es inconformista, siempre quiere más. Debes saber que el ego se reconoce en dos vertientes (como destructivo o constructivo). En la ilustración puedes observar las diferencias entre ambos.

La diferencia entre el buen ego y el mal ego no es real ya que es una representación de lo que creemos de nosotros mismos. Quiero que tengas en cuenta que el ego puede ser destructivo o constructivo. El ego positivo existe. Pero es importante que lo reconozcas en base a dos elementos fundamentales: el autoconocimiento y la inteligencia emocional. 

Por ejemplo la autoestima, a diferencia del egocentrismo,  trata de que el centro de uno, es uno mismo. Sin pretender ser  el centro de los demás ya que en este caso se desarrollarían conductas narcisistas que  ayudarían a sostener creencias de superioridad y hablaríamos del egocentrismo. Siendo falsas creencias de la realidad, fantasías asociadas a logros o la necesidad de subestimar al otro. Convenciéndonos que somos más poderosos e importantes que el resto.

Recuerda que bajo una imagen egocéntrica y narcisista, no hay seguridad, sino miedo

Vivir con ego

Es fingir conductas, actitudes que nos generan dolor insatisfacción provocando una conducta y actitud de competir, ganar, de ser el numero uno, de conseguir el éxito de cualquier manera comparándonos con los demás.

Como sabes, el compararte con alguien produce dos tipos de sentimientos: de inferioridad o superioridad. El sentimiento de inferioridad se reconoce a la hora de compararnos con otras personas en envidia o celos. Mientras que en el sentimiento de superioridad hace alusión a la soberbia. Creerte superior al resto.

Los daños produce el ego

Según estudios por la Universidad de Bradford (en Reino Unido) llegaron a la conclusión de que el 62% de las personas que creían tener siempre la razón, se veían afectados por el estrés y la ira, afectando a su sistema inmunológico.

Por otra parte, las personas que no saben controlar su ego y defienden su opinión sin escuchar a otras personas, suelen ser fuente de conflictos con amigos, familiares, pareja o compañeros de trabajo. Dando lugar a una situación de aislamiento y llegando a perjudicar las relaciones con los demás.

Estrés, ira y aislamiento. El ego nos hace vivir en la insatisfacción / infelicidad

La infelicidad. (Observa tu ahora)

La importancia del prestar atención a tu ahora, es darte cuenta que no existe nada más que este instante. Dándonos cuenta que no hay problemas, que no hay nada más que este momento, no hay pasado ni futuro sólo el presente.

Recuerda que el ego surge de los pensamientos generando estos emociones, que dan lugar a sentimientos y estos últimos a los actos. Tú no eres tus pensamientos, tus pensamientos son creencias construidas desde los 0 a los 7 años por tu entorno, educación ambiente… Aprende a ser más consciente y contempla como manejar tus pensamientos a través de la auto-observación, (más adelante lo detallo con un simple ejercicio preguntándote a ti mism@).

Resultado de imagen de ejemplos de ego

 

Alimento para el ego

Su alimento principal se basa en el miedo, la culpa, la ira, tristeza, odio… El sentirte culpable, o culpar a los demás de los males o experiencias que has vivido ayuda a alimentar y empoderar tu ego. Las personas tendemos a esconder nuestros miedos e inseguridades para evitar ser juzgados y ser como aparentemente la sociedad nos a diseñado.

Por lo tanto, el ego cree tener la razón e imponerla a los demás sintiéndose superior al resto de seres / personas. Siendo un programa instalado en tu mente.

Es un falso sustituto de quien realmente somos. Se muestra en comportamientos y actitudes de arrogancia, orgullo, soberbia y vanidad. Siempre mirando la paja en el ojo ajeno para sentirse superior. Provoca conflictos  internos entre nuestro ser y nuestra mente haciéndonos creer que busca la paz y justificar nuestras experiencias con la actitud que mostramos, algo totalmente falso.

El ego se alimenta de los problemas, conflictos, creencias limitantes, y del victimismo

Cuando hago mención al victimismo, hago alusión a las personas que han sufrido en el pasado, pero que siguen en el presente alimentando ese sufrimiento sin poner remedio alguno. Viviendo en la pena y queja constante. Para llamar la atención, cariño y protección de las personas. Creando un vínculo con las personas desde la pena.

Un significado más textual y claro del concepto sobre el victimismo, según wikipedia es : «una tendencia a culpar a otros  y resguardarse en la compasión ajena. Caracterizada por una deformación pesimista de la realidad en la que el sujeto se regodea en el lamento y queda incapacitado para realizar cualquier tipo de autocrítica». 

La mala noticia es que vivir en el victimismo puede llegar a provocar una conducta patológica de paranoide tal y como afirman los psicólogos.

Sentimiento de ofensa

Otro componente importante del ego, es sentirse continuamente ofendid@. Cuando almacenamos dolor, creamos como una especie de ser («MONSTRUITO») que vive en nosotros. Alimentado de nuestro pasado, de nuestros miedos, y creencias limitantes. Manteniéndonos en la zona de confort evitando avanzar. La ira, ansiedad, celos, envidia, descontento y la queja se perciben como si nacieran de la persona y como algo normal en cada uno de nosotros. Pero es el «monstruito» que hemos creado, llamando nuestra atención y recordándonos como actuar.

El ego nos recuerda una y otra vez aquella situación, momento o duelo que vivimos en nuestro pasado tan DESAGRADABLE. Creando una falsa protección para que no lo volvamos a vivir, haciendo que el resto de personas se hagan responsables.

Ego – ira; cólera –

Un@ cree ser eso, pero no es cierto no es real. Esas emociones (ira, ansiedad, celos, envidia, descontento y la queja) han sido producidas por pensamientos limitantes, negativos. El vivir en este estado, en un estado negativo provoca displacer. El ego es incapaz de amar. Por tanto, cuando sientas algunas de estas emociones pregúntate si eso es verdad en ti. Pregúntate si realmente tu eres así, TE VAS A DAR CUENTA DE QUE NO.

No dejes que tu mente te manipule, tu no eres tus pensamientos. Recuerda que los pensamientos están dominados por el Ego. Observa que te dice la vocecita al leer este articulo (jejejej) escúchala, toma aire y pregúntate:

¿cómo me hace sentir este pensamiento?. ¿Me hace sentir bien, estoy tranquilo?. Si la respuesta a la segunda pregunta es si, genial estas conectando contigo. Por el contrario si la respuesta es no, nuestro amigo, el ego ha respondido por ti  ocupando tu mente. Con estas dos preguntas acabas de auto-observarte y conectar con tu ego (ejercicio de auto-observación).

Lo habitual no es sentirse depresivo, triste, culpable, iracundo…

Conclusión:

Tips para reducir el ego:

  • Evita criticar
  • No juzgar
  • Dejar de etiquetar a los demás
  • No impongas tus puntos de vista
  • No sentirte ofendido
  • Dejar de sentirte inferior

Una vez apliques estas pautas, pregúntate ¿para que lo hacías?. Entiende el para que de tus actos de esta forma obtendrás feedback y te resultará más sencillo transformar tus creencias una vez las conozcas .

Los demás no nos impiden ser felices, tan solo nuestro pasado, nuestras vivencias que generan unos determinados pensamientos que se alejan de la plenitud y del bienestar propio. Nosotr@s somos responsables de nuestra felicidad.

Cuando te sientas ofendid@,iracund@, enfadad@. Detente, cierra tus ojos toma una respiración profunda y obsérvate… ¿dónde sientes el enfado? ¿en que parte de tu cuerpo lo localizas?. Concéntrate en ello y obsérvalo es un mecanismo del ego para controlarte. Recuerda respira y pregúntate…

Mientras más fuerte es el ego, mayor falta de responsabilidad asociamos a nuestras situaciones. Siendo más fácil  pensar que la fuente de los problemas son los demás. El objetivo del ego es no permitir que la consciencia  se expanda.

La actuación del ego

El ego no actúa con amor, si observas que te sientes mal por pensamientos u emociones es tu falsa identidad. Causa confusión mental y emocional alterando tu sistema corporal. Corrompe al ser humano, nos convierte en una máquina ambiciosa insaciable. No soporta el amor, la bondad, la tolerancia ni el altruismo. Convirtiéndonos en una sociedad indolente, odiosa y discriminadora.

El ego te hace esperar que los demás actúen como tú esperas que actuarías y nadie nos debe nada, salvo respeto (siempre que tu también lo tengas). Te impide que conozcas gente nueva, por prejuicios ya que tus creencias te limitan a relacionarte con otro tipo de gente, ¿no te ha pasado nunca en fiestas, eventos? o cuando nos presentamos en nuestra vida con un pasado difícil esperando que nos traten de forma especial por “quiénes somos” o “qué hacemos” o “a quién conocemos.”

PermÍteme decirte algo: a la naturaleza no le importa ni quién eres (a nivel de status), ni cuánto dinero tienes o cual es tu status en la sociedad. Eso solo le importa a tu ego.

Bienestar propio

Por tanto para poder transformarte y mantenerlo en el tiempo es interesante que recuerdes la pirámide de Maslow. Mostrando las necesidades más básicas con el fin de obtener tu propio bienestar, alcanzando la autorrealización desde tus propias necesidades y no las del ego.

 

Resultado de imagen de PARA QUE SIRVE LA PIRÁMIDE DE MASLOW

“Soy fuerte porque fui débil, estoy en guardia porque fui traicionado, me río porque estuve triste y vivo el día porque el mañana no es seguro”

 

 

Si eres una persona que te gusta tener el control … este video te interesa 🙂